Diez alumnos de APMIB participan en una terapia asistida con perros

Fecha

Medio

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Diez alumnos con discapacidad intelectual del Centro de Colmenar Viejo de la Asociación de Empleados de Iberia Padres de Minusválidos (APMIB) están participando en una terapia asistida con perros, lo que resultará muy beneficioso para los alumnos a nivel psicomotríz, cognitivo, emocional y comunicativo.

Los objetivos que persigue APMIB con esta terapia, que está siendo impartida por profesionales de Yaracan, especialistas en intervenciones asistidas con animales, pasan por crear unos estímulos mediante la interactuación con animales que genere motivación para alcanzar los objetivos establecidos por los terapeutas del centro.

También se pretende conseguir que la persona sea más autónoma y tenga un conjunto de experiencias positivas que mejoren su calidad de vida y la de aquellos que le rodean.

El programa de Terapia Asistida con Animales tiene una duración de tres meses. Inicialmente, un grupo de profesionales, realizó una selección de las personas que se podrían beneficiar de la terapia. Después, se fijaron objetivos en conjunto con Yaracan y se establecieron los procedimientos de seguimiento, análisis y evaluación.

El grupo de personas que reciben la terapia son diez; Nacho, Elisa, Evaristo, Juana, Chema, Santi, Susana, Carlos y Santiago. Son hombres y mujeres mayores de edad, con discapacidad intelectual, con distintos grados de afectación y que en muchos casos presentan asociados trastornos de conducta, déficit sensorial, o déficit motriz.

La terapia consiste en dos sesiones semanales de una hora de duración cada una, y en todas ellas intervienen dos terapeutas del centro de Colmenar, dos especialistas de terapia asistida y dos Golden Retriever seleccionados y adiestrados especialmente por el personal de Yaracan.

Para Begoña Morenza, Socio fundador de Yaracan, “a parte de todo nuestro trabajo, nuestros perros tienen una predisposición natural para crear situaciones altamente emotivas de forma innata. Utilizamos animales en nuestras sesiones porque su parte emocional es muy rica en matices, lo que nos permite trabajar creando ambientes repletos de amor, juego, diversión y compañerismo, claves para hacer bien nuestro trabajo”.

Actualmente, el programa se encuentra bastante avanzado, y ya son observables los progresos de los participantes en concentración, en disminución de aislamiento social o en expresión de sentimientos.

“A través de la Terapia Asistida con animales se consigue aumentar la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual”, lo que mejora “las funciones físicas, psicosociales, cognitivas, de integración social y emocional” de estas personas, según afirma Marta Muñoz, de la dirección de servicios del centro de Colmenar Viejo de la APMIB.

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?