Día Mundial del Riñón: uno de cada diez adultos sufre una enfermedad renal

Fecha

10/03/2022

Medio

Todo Disca

Facebook
Twitter
LinkedIn

Según los últimos estudios, una de cada diez personas adultas padece una enfermedad renal crónica. No obstante, a pesar de que el número es elevado, lo cierto es que aún se desconoce el problema, las consecuencias y las formas de prevenir las enfermedades de los riñones.

Otras enfermedades, como la hipertensión arterial y la diabetes, son algunos de los principales factores que llevan al desarrollo de esta enfermedad que puede resultar letal. La falta de diagnóstico y el desconocimiento de las medidas de prevención que a veces existe dificultan el control y hacen que el problema aumente.

El riñón es un órgano importante ya que cumple con algunas funciones vitales en el sistema circulatorio. Aún así, el deterioro es muy silencioso y es que solo se conocen los síntomas en etapas avanzadas, que es cuando las posibilidades de tratamiento son menores.

Las personas con diabetes e hipertensión pueden sufrir más enfermedades de los riñones

Las personas que sufren de diabetes e hipertensión arterial son más propensas a padecer insuficiencia renal. Otros factores, como la obesidad, el tabaquismo o el sedentarismo, contribuyen a que aparezca y progrese.

Las enfermedades renales están asociadas con la multiplicación del riesgo de padecer un problema cardiovascular. Asimismo, se estima que una de cada diez personas adultas que padece una enfermedad renal crónica, siguen sin tenerlo diagnosticado.

Es precisamente por esto por lo que celebrar el Día Mundial del Riñón es muy importante para visibilizar este tipo de enfermedades con el lema de «Salud renal para todos».

La mortalidad aumenta cada año

La mortalidad de las enfermedades renales aumenta cada año, es más, se estima que para el año 2040 será la quinta causa de muerte. De ahí la importancia del conocimiento de la enfermedad crónica y de su prevención, diagnóstico y consecuencias.

La insuficiencia renal crónica, que afecta a los riñones, es la pérdida lenta y progresiva de la capacidad que tienen los riñones para cumplir con todas sus funciones vitales. Aparece lentamente y en la mayoría de los casos no da síntomas clínicos, lo que suele hacer que el deterioro progrese sin que se advierta, a menos que se realicen las pruebas necesarias.

Es por eso por lo que es imprescindible el diagnóstico temprano y su tratamiento correspondiente. Solamente con un análisis de sangre para poder conocer los niveles de creatinina y glucemia, un análisis de orina para identificar la pérdida de proteínas y la toma de la presión arterial, se podrá saber si tus riñones funcionan correctamente.

Las personas con diabetes, hipertensión arterial, enfermedades cardiovasculares, obesidad o sobrepeso, antecedentes de insuficiencia renal aguda y con edad avanzada (a partir de 65 años) se encuentran particularmente en riesgo de presentar deterioro de la función de los riñones. Es por eso por lo que sus chequeos deberán ser más habituales para descartar cualquier tipo de problema renal.

Así que si tú aún no te has realizado una revisión para controlar cómo de limpios están tus riñones, ya es hora de hacerlo. ¡No lo dejes para más tarde!

Noticia de Sara Caro.

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?