Casi 44.000 cuidadores familiares de dependientes, dados de alta en la Seguridad Social

Fecha

26/09/2019

Medio

EFE

Facebook
Twitter
LinkedIn

El número de cuidadores no profesionales de dependientes dados de alta en la Seguridad Social asciende casi a 44.000 desde que entró en vigor en abril el decreto ley por el que el Estado se hace cargo de sus cotizaciones sociales.

Lo ha indicado la ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa Carcedo, durante su intervención en la entrega de los V Premios Supercuidadores, en la que ha indicado que el 89 % de los 44.000 cuidadores -último dato del mes de agosto- es mujer.

Con el decreto de medidas urgentes para garantía de la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres en el empleo y la ocupación, el Gobierno recuperó la financiación por parte de la Administración General del Estado de las cuotas a la Seguridad Social derivadas de los convenios especiales que pueden suscribir las personas cuidadoras no profesionales de dependientes.

Ello supone que, en el marco del reconocimiento de una prestación económica para cuidados en el entorno familiar, las personas que acrediten la condición de cuidador no profesional y que cumplan las condiciones establecidas en el convenio especial, podrán suscribirlo sin coste alguno, ya que asume el Imserso el pago de las cuotas.

La ministra ha considerado que esta normativa ha supuesto un “paso importante” par avanzar hacia la profesionalización y dignificación de la figura del cuidador con el fin de “mejorar su calidad de vida pero también la de las personas mayores, enfermas, con discapacidad o dependientes a las que cuida”.

Ha destacado que la falta de recursos no debe suponer “una barrera” para garantizar los cuidados de las personas dependientes y ha abogado por trabajar para reforzar el sistema de la dependencia.

Así, ha subrayado que el conjunto de las Administraciones Públicas dedica cada año algo más de 7.500 millones de euros “a la dependencia” también a la promoción de la autonomía personal, pero lo más costoso, ha incidido, son “las situaciones de dependencia”.

La ministra ha querido recalcar, asimismo, que por cada millón de euros que se invierte en el desarrollo de la ley de la dependencia se crean 34 puestos de trabajo y la tarea ahora, ha dicho, es que ese empleo sea “de calidad y cada vez más profesionalizado”.

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?