Canarias destina 200 millones de pesetas a la educación especial en los últimos tres años

Fecha

17/03/2000

Medio

ACN PRESS

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Canarias ha destinado 200 millones de pesetas en los últimos tres años (1996-1999) a infraestructuras y material para compensar las necesidades educativas especiales, según dijo hoy el consejero de Educación y Cultura de la Comunidad canaria, José Miguel Ruano.

Ruano se comprometió a "estudiar con detenimiento" las conclusiones del I Congreso Estatal de APAS sobre Necesidades Educativas Especiales que se celebra en el Palacio de Congresos de Gran Canaria hasta el domingo 19 de marzo y que hoy inauguró.

"Para nosotros, la diversidad es una característica propia de la humanidad", afirmó Ruano, "la diferencia es un elemento a tener en cuenta pero las desigualdades hay que tratar de evitarlas o, cuanto menos, compensarlas".

Aún así, para Ruano la "escuela del siglo XXI debe concebirse desde la diversidad", por lo que no hay que "matenerse impasible" ante esta problemática.

Unos 1.100 centros canarios acogen escolares con necesidades educativas especiales, de los cuales 34 son específicos para alumnos con discapacidades motrices, 39 auditivas, 26 constan de aulas en clave y 14 son específicos para educación especial. Centros que ayudan a cerca de 40.000 niños que necesitan educación especial, según las cifras que barajan las APAS canarias.

Para el presidente de la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos, Carlos Ladrón de Guevara, es sin embargo en la escuela privada concertada en la que mayores problemas detectan las APAS en cuanto a la integración de alumnos con necesidades especiales.

Según Ladrón de Guevara, existen problemas derivados de los criterios de selección de su alumnado en los que "se cobran grandes cantidades por actividades extraescolares, o es prácticamente obligatorio pagar determinadas cuotas", a lo que añadió que "la integración no puede ser un patrimonio de unos pocos centros".

Un total de 250 personas se dan cita en el Palacio de Congresos de Gran Canaria de la Institución Ferial de Canarias como participantes de este primer congreso, de los cuáles 150 han llegado de fuera de las Islas para asistir a unas jornadas que, según explicaba el presidente de APAS Galdós, se "ha tardado tres años en organizar aunque ha valido la pena: la integración es un derecho y hay que apelar al trabajo de todos para que se mejore la calidad de vida de las personas que lo necesitan".

Durante el congreso se debatirán, entre otras cuestiones, la falta de preparación de buena parte del profesorado para atender las necesidades de educación especial de estos alumnos, siendo este uno de los problemas que mayor incidencia tiene sobre la educaión de los niños, especialemnte en secundaria.

Al mismo tiempo, para las APAS hay que resolver el problema de los recursos. "A veces no es la falta de recursos lo que impide prestar
un mejor servicio", explicó Monzón, "sino la distribución de los mismos".

El Congreso se abrió con una mesa redonda en la que se debatió la situación actual y perspectivas de futuro de la integración educativa, tema que será tratado en varias sesiones de trabajo a lo largo del día.

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?