Blasco [Rafael (Conseller de Bienestar Social de la Comunidad Valenciana)] anima a los ayuntamientos [de la Comunidad Valenciana] a aumentar sus presupuestos sociales y a asumir mayores compromisos y responsabilidades

Fecha

11/11/2000

Medio

EUROPA PRESS - Comunidad Valenciana

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

El conseller de Bienestar Social, Rafael Blasco, animó hoy a los
alcaldes de la Comunidad Valenciana a aumentar los presupuestos
sociales de los Ayuntamientos cuando preparen las cuentas de sus
municipios para el próximo año 2001. Ha llegado el momento, dijo el
conseller, "de que los ayuntamientos asuman mayores responsabilidades
sociales y se comprometan a fondo en materia de desarrollo social".

Blasco, en declaraciones a Europa Press, señaló que todos los
ayuntamientos representan un "papel clave" en el desarrollo de la
Comunidad Valenciana. En este sentido, dijo que "ha llegado el
momento de que asuman mayores responsabilidades sociales y
compromisos formales y se comprometan a fondo en materia de
desarrollo social".

El conseller indicó que las corporaciones locales tienen la
"obligación moral" de presentar propuestas concretas de estímulo del
desarrollo social en todos los ámbitos, que generen bienestar y
calidad de vida para sus habitantes, "quienes serán los primeros en
exigirles resultados concretos".

Así, según recordó Blasco, la Conselleria de Bienestar Social
contará con un presupuesto de 51.924 millones de pesetas para
proyectos que se puedan llevar adelante en el año 2001, una cifra que
"representa un aumento del 7,63 por ciento con respecto a las cuentas
del año 2000". De esta manera, añadió, Bienestar Social es la
conselleria que más incrementa sus partidas presupuestarias para el
próximo año.

POLITICA DE LA MUJER

En particular, el conseller destacó dos sectores sociales sobre
los que se concentrará su atención, como son las mujeres y las
personas con alguna discapacidad. Así, la política de promoción de la
mujer estará respaldada por 1.170,1 millones de pesetas, un 24,6 por
ciento más que el ejercicio anterior, "y lo que supone, además, la
mayor cantidad de recursos que se ha destinado en cualquier gobierno
anterior".

El conseller hizo referencia, asimismo, a los recursos para
facilitar la integración social de personas con discapacidad, que
alcanzan los 11.073.801.000 de pesetas.

Para la lucha contra la exclusión social, la atención a las
personas mayores y la acción social en materia de inmigración, la
dirección general de Servicios Sociales, contará con 24.443.576.000
de pesetas, informaron.

Asimismo, "para afrontar uno de los grandes retos de la política
social de los próximos años debido a las reformas en la legislación
sobre el menor, la dirección general de la Familia, Menor y
Adopciones ha previsto 8.325.708 pesetas, registrando un incremento
del 26,6 por ciento con respecto al presupuesto de 2000".

Por su parte, el departamento que se dedica a la prevención y
lucha de las drogodependencias y otros trastornos aditivos,
incrementa sus recursos en un 1,13 por ciento, y alcanza los 1.454,4
millones de pesetas.

El IVAJ, por su parte, destinará 2.665.116.000 pesetas a
"potenciar la política juvenil en la Comunidad Valenciana, lo que
supone un refuerzo de la promoción de las opciones de los jóvenes
valencianos".

Según explicó el conseller, "nuestro compromiso de búsqueda de un
auténtico bienestar social, de la calidad de vida, debe pasar por un
protagonismo de las personas, pero los entes locales deben funcionar
como cauces habituales del desarrollo de la Política Social". Y es
que la Administración, tanto autonómica como local, "existe para
servir de cerca a las personas".

RESPUESTAS

El responsable de Bienestar Social añadió que los gobernantes
"tenemos la responsabilidad de atender y dar una respuesta rápida y
efectiva a las demandas de todos los grupos sociales, trabajando
directamente con ellos, alcanzando acuerdos basados en el diálogo".

El conseller, según explicó a Europa Press, las necesidades
sociales de la población están cambiando a una "velocidad nunca
conocida". Por este motivo, dijo, la Administración ha de ser capaz
de "responder satisfactoriamente y con la misma celeridad a las
demandas sociales para que el trabajo tenga una utilidad clara".

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?