Barcelona refuerza la gestión de trámites de la Ley de Dependencia para reducir las esperas

Fecha

29/11/2018

Medio

Facebook
Twitter
LinkedIn

El Ayuntamiento de Barcelona ha empezado a desplegar un nuevo modelo para gestionar los trámites de la Ley de Dependencia y hacerlos más ágiles, para lo que reforzará los equipos encargados de elaborar los Programas Individuales de Atención (PIA), con el objetivo de realizar 3.000 más de los habituales hasta noviembre.

Con datos de mayo, unas 13.000 personas en la ciudad están en espera de su PIA, que establece los servicios que corresponden a cada una en función del grado de dependencia y las necesidades, por lo que el Ayuntamiento ha impulsado este refuerzo de los equipos y este cambio de modelo, ha señalado la teniente de alcalde de Derechos Sociales, Laia Ortiz, este jueves en rueda de prensa.

Para agilizar estos trámites, el Ayuntamiento ha abierto un centro en Gràcia con 15 trabajadores sociales, siete administrativos y una coordinadora para que se dediquen exclusivamente a esta tarea, y prevé abrir progresivamente hasta cuatro centros específicos que se centren sólo en estos trámites.

Ortiz ha asegurado que los cuatro centros estarán abiertos en 2019 y que se distribuirán por zonas: uno será para Ciutat Vella, Sants-Montjuïc, Les Corts y Sarrià-Sant Gervasi; otro para el Eixample y Gràcia; un tercero para Horta-Guinardó y Nou Barris, y el otro para Sant Andreu y Sant Martí.

Ha garantizado que, con estos cuatro centros, la atención podrá ser más directa, más efectiva y especializada en la ciudad –que cuenta con unas 29.700 personas con PIA–, mejorando un sistema hasta ahora “burocrático poco transparente y poco ágil”, según ella.

Las personas en espera para elaborar los PIA aumentaron considerablemente cuando en 2016 entraron a la vez unos 20.000 expedientes al terminar la moratoria para las personas con un grado 1 de dependencia, ha resaltado Ortiz junto a la responsable del servicio de atención a la dependencia del Institut de Serveis Socials, Joana Guirao.

Antes de poner en marcha este refuerzo, el Ayuntamiento ya había logrado una disminución de las personas en espera del 28,8% respecto a las que había pendientes en diciembre de 2017, y en el pasado semestre realizó 7.300 programas individuales, un 25,8% más que en el semestre anterior.

PAPEL DE LA GENERALITAT

Ortiz ha criticado que los trámites de la Generalitat para definir el grado de dependencia y los recursos correspondientes son demasiado lentos –incluye trámites “muy burocráticos y farragosos”–, y ha reclamado que la atención a la dependencia sea una prioridad para el Gobierno central y la Generalitat.

Ha pedido al Govern que promueva el aumento de plazas de residencias, ya que hay una lista de espera de unas 6.000 personas en la ciudad, según ella, y ha avisado: “Necesitamos nuevas inversiones para que este derecho que se establece en la Ley de Dependencia sea realmente efectivo”.

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?