Armengol apunta que aún existen desigualdades que deben romperse para mejorar la integración de sordociegos

Fecha

Medio

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

La presidenta del Govern, Francina Armengol, ha apuntado este lunes que en la actualidad existen desigualdades que todavía se tienen que romper para lograr una mayor integración de las personas sordociegas en Baleares.

Así lo ha indicado Armengol, durante el acto de celebración de los diez años de labor de la Fundación ONCE de Atención a Personas con Sordoceguera (Foaps), quien ha destacado la necesidad de tener conciencia social y política "para tener una sociedad más justa, más igualitaria, más solidaria y más inclusiva".

"Estamos trabajando intensamente para eliminar todas las barreras que todavía son muy numerosas para las personas de nuestras islas también dentro del ámbito educativo, sanitario, de servicios públicos y ahora desde los servicios sociales", ha dicho la presidenta.

Precisamente, desde esta área se está trabajando en la elaboración de un protocolo conjunto de actuaciones sobre el que Armengol se ha mostrado "convencida" de que "pronto será una realidad".

Durante el acto, la presidenta del Govern ha resaltado el "magnífico" trabajo de la ONCE en la inclusión de personas sordociegas y ha resaltado su labor "para hacer posible una sociedad cada vez más inclusiva, que aleje las barreras que nos separan para siempre".

MEDIACIÓN

Por su parte, el presidente de la Foaps, Andrés Ramos, ha explicado que desde la ONCE hace diez años quisieron hacer "un poco más" con este colectivo con servicios de mediación, "que es lo que les conecta con el mundo".

Entre otras medidas que se han impulsado en estos últimos años, Ramos ha destacado la utilización de un bastón a rayas rojo y blanco, que diferencia a los sordociegos de las personas con únicamente discapacidad visual o un reloj con vibración para darles mayor autonomía.

La Fundación atiende en Baleares a ocho ciudadanos, de los cuales cinco son de Palma y tres de Ibiza. En estos diez años, la Foaps ha dedicado 11.754 horas de mediación en las Islas, 1.892 de ellas corresponden a 2016.

Asimismo, en esta década, la Fundación ha destinado 184.064 euros en Baleares a la atención a personas con sordoceguera y ha contado con una aportación económica de 10.046 euros por parte de la administración pública autonómica.

La principal actividad que se desarrolla es la mediación socio-educativa, que permite promover y apoyar la comunicación de estas personas con el objetivo de que las personas sordociegas establezcan y mantengan un dominio máximo sobre el entorno empleo de las personas con discapacidad.

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?