Alrededor de la mitad de los pacientes con Enfermedad Inflamatoria Intestinal, en España, no tiene controlada su enfermedad

Fecha

26/04/2024

Medio

Rev CyL

Facebook
Twitter
LinkedIn

En España, aproximadamente la mitad de los pacientes con Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII) no alcanza el control completo de esta patología caracterizada por la inflamación crónica del tracto gastrointestinal y que, a su vez, comprende la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa. En concreto, en la cohorte española que incluyó 396 pacientes (196 de EC y 200 de CU), en el caso de los pacientes con enfermedad de Crohn este porcentaje se sitúa al 53,1% (104 de 196) y en colitis ulcerosa en un 41,5% (83 de 200).

Esta es una de las principales conclusiones del estudio IBD PODCAST1, un estudio internacional transversal, retrospectivo y multicéntrico publicado recientemente en la revista científica Digestive Diseases and Sciences. Estos datos coinciden con los datos observados en el análisis conjunto de todas las poblaciones del estudio que incluye un total de 10 países (Austria, Bélgica, Canadá, Alemania, Grecia, Italia, Portugal, España, Turquía y Reino Unido).

La Dra. Patricia Suárez Álvarez, adjunta de la Unidad de Enfermedad Inflamatoria Intestinal del Complejo Universitario Asistencial de León, califica de “sorprendentes” los resultados y bajo su percepción, evidencian “que es importante realizar estudios y sacar números para ser conscientes de que a lo mejor no lo estamos haciendo tan bien como creemos.” A lo que añade que “a la vista de los resultados existe un subgrupo de pacientes que quizás precisen un control más exhaustivo, con adelantamiento de líneas de tratamiento y más pruebas diagnósticas de control”.

El estudio, impulsado por la compañía biofarmacéutica AbbVie, tiene como objetivo estimar en un entorno de práctica clínica real la proporción de pacientes con EII que no alcanzan el control de la enfermedad y su efecto en su calidad de vida. Para ello, realiza un análisis de cómo se monitoriza y se trata la EII y hasta qué punto se alcanzan los objetivos de STRIDE-II [*].

“En los últimos años, la Enfermedad Inflamatoria ha experimentado una evolución muy importante en muchas áreas: nuevas terapias, nuevas técnicas de diagnóstico, seguimiento por parte de unidades especializadas, unidades multidisciplinares, etc. y a mayor conocimiento mayor exigencia. Con lo que antes nos conformábamos ahora se nos queda corto y aunque tenemos que intentar alcanzar los criterios STRIDE II hay que tener en cuenta que a veces son criterios demasiado estrictos que no en todos los pacientes se pueden cumplir, creo que vamos en el camino adecuado, pero también tenemos que ser realistas”, añade Dra. Suárez.

Se estima que en España cerca del 1% de la población tiene Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII) [3] tal y como señala la Dra. “en León, en nuestra unidad hacemos el seguimiento de unos 1.500 pacientes”. La EII comprende la Enfermedad de Crohn (EC) y Colitis Ulcerosa (CU). Aunque ambas se caracterizan por la inflamación crónica del tracto gastrointestinal y el alto efecto que tienen en la calidad de vida, se diferencian por la zona del aparato digestivo a la que afectan, ya sea el intestino delgado y colon en el caso de la EC [1], [2] o el intestino grueso en CU [3]-[4] [5].

  • La Unidad de Enfermedad Inflamatoria Intestinal del Complejo Universitario Asistencial de León realiza el seguimiento de 1.500 leoneses con Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EEI), una inflamación crónica del tracto gastrointestinal y caracterizada por la alta afectación que tienen en la calidad de vida
  • Según los datos extraídos del estudio IBD PODCAST, publicado recientemente, en el caso de España, se ha identificado que el 53,1% de los pacientes participantes en el estudio con enfermedad de Crohn y en el 41,5% de los pacientes con colitis ulcerosa no alcanza el control completo de su enfermedad1
  • Además, los pacientes con EC y CU que no alcanzan el control completo de la enfermedad mostraron:
    • Una menor calidad de vida
    • Un mayor consumo de recursos sanitarios y costes directos
    • Una pérdida de productividad laboral en comparación con aquellos que sí lo alcanzan1
  • Dra. Patricia Suárez Álvarez, adjunta de la Unidad de Enfermedad Inflamatoria Intestinal del Complejo Universitario Asistencial de León:
    • “A la vista de los resultados existe un subgrupo de pacientes que quizás precisen un control más exhaustivo, con adelantamiento de líneas de tratamiento y más pruebas diagnósticas de control”

Innovación y objetivos terapéuticos ambiciosos, clave en el abordaje de la EII

En palabras del Dr. Fernando Gomollón, profesor de Medicina en la Universidad de Zaragoza y jefe de Sección de Enfermedad Inflamatoria Intestinal en el Hospital Clínico Universitario de Zaragoza, y coordinador de este estudio en España, “los resultados de este estudio son significativos, ya que una gran proporción de los pacientes incluidos en el estudio IBD PODCAST son tratados con terapias avanzadas”. El 72,7% de los pacientes con EC y el 40,9% de los pacientes con CU que participaron en el estudio estaban siendo tratados actualmente con terapias avanzadas.

Es en la innovación donde la Dra. Suárez establece uno de los principales retos y por la que “hay que apostar de forma muy importante ya que es gracias a ella por la que se obtienen avances que mejoran entre otras cosas el control de la enfermedad y la calidad de vida de nuestros pacientes, con una medicina muy personalizada”.

El estudio además demostró un uso excesivo de corticoides, un resultado que se confirma con la reciente publicación de la cohorte española de otro estudio internacional, DICE CAPTURE [6], entre cuyos autores también se encuentra el Dr. Gomollón, donde se concluyó que, en España, el 31% de los pacientes que reciben corticoides acaban siendo corticodependientes. Dentro de este porcentaje, el 86% tienen una actividad de la enfermedad de moderada a grave. Como señala el Dr. Gomollón “eso significa que el uso a largo plazo de corticoides sigue siendo común en la práctica, lo que podría resultar en efectos secundarios evitables y en una falsa sensación de control de la enfermedad, pues esta supuesta estabilidad que presentan los pacientes no es porque estén en remisión, sino por el uso continuado de corticoides con el riesgo que ello conlleva”

Por otro lado, el estudio IBD PODCAST también reflejó que un gran porcentaje de pacientes no logran la curación mucosa, objetivo terapéutico clave a largo plazo según la reciente recomendación STRIDE-II, al asociarse con mejores resultados prolongados en el tiempo y reducción del daño intestinal. [7]

Tal y como explica el Dr. Gomollón “a pesar de estar siendo tratados, el hecho de que no alcancen el control de la enfermedad resalta la necesidad de hacer una monitorización más estrecha y seguir contando con opciones terapéuticas que nos permitan alcanzar objetivos más exigentes como la curación mucosa para mejorar la calidad de vida de los pacientes”

Un aspecto relevante, ya que no alcanzar la curación mucosa se asocia a un mayor riesgo de complicaciones debido a la progresión de la enfermedad, ya sea pérdida en su calidad de vida, progresión de la enfermedad o aparición de manifestaciones extraintestinales (MEIs)1.

De hecho, 1 de cada 3 personas con EC y 1 de 4 con CU que no alcanzaron el control de la enfermedad presentaban lesiones o alteraciones fuera del tracto gastrointestinal, MEIs, siendo las más comunes psoriasis, artritis periférica y artritis axial.

Una afectación importante de la calidad de vida

El estudio IBD PODCAST también aborda aspectos relacionados con la calidad de vida, para ello se utilizaron diferentes cuestionarios que permitieron evaluar items relacionados con la carga de la enfermedad, el dolor (tanto articular como abdominal) o la urgencia fecal, entre otros.

En lo que respecta a cómo afecta en la calidad de vida, los pacientes con EC y CU que no alcanzan un control de su enfermedad mostraron una menor calidad de vida, más acentuada en los pacientes de colitis ulcerosa, donde además la evaluación de la urgencia fecal reveló que 1 de cada 3 pacientes con colitis ulcerosa (en concreto el 33.2%) no podían contener las heces durante al menos 15 minutos o reportaron modificaciones en sus actividades para asegurarse de que hubiera un baño cerca.

A su vez, estos pacientes mostraron una afectación significativa en las actividades diarias además de en aspectos como el cansancio o fatiga, el dolor, el sueño o el estado emocional.

Finalmente, el estudio también demostró un mayor consumo de recursos sanitarios y costes directos, especialmente en el caso de CU, así como una pérdida de productividad laboral en aquellos pacientes que no alcanzan el control de su enfermedad en comparación con aquellos con aquellos que sí lo alcanzaron.

En cuanto a la productividad laboral, las diferencias en las puntuaciones medias de absentismo, presentismo e impedimento de actividad en pacientes con EII fueron significativamente mayores en pacientes que no alcanzan un control adecuado de su enfermedad en comparación con aquellos que sí lo alcanzaron.

Así mismo, la Dra. concluye haciendo hincapié en la necesidad de “invertir en la realización de este tipo de estudios que pone en valor el trabajo que se realiza, pero también los puntos de mejora en los que no lo estamos haciendo tan bien. En términos generales creo que el abordaje de los pacientes se hace bien, si bien es cierto que todo es susceptible de mejorar. Y en este estudio se muestran diferentes red flags sobre los que podemos aplicar dichas mejoras”.

Algunos datos sobre la colitis ulcerosa

La colitis ulcerosa es una enfermedad inflamatoria crónica, inmunomediada e idiopática del tubo digestivo, que provoca una inflamación continua de la mucosa que se extiende, en una medida variable, desde el recto al colon más proximal [8], [9]. Los signos y síntomas característicos de la colitis ulcerosa incluyen sangrado rectal, dolor abdominal, diarrea sanguinolenta, tenesmo (una sensación de presión), urgencia e incontinencia fecal [9], [10] .

El curso de la enfermedad, en el caso de la colitis ulcerosa, varía según los pacientes y puede oscilar de una enfermedad quiescente a una enfermedad refractaria crónica, que en algunos casos puede dar lugar a cirugía o complicaciones, incluido el cáncer y la muerte [9], [11]. La gravedad de los síntomas y la imprevisibilidad del curso de la enfermedad puede dar lugar a una carga sustancial y con frecuencia a discapacidad entre los que viven con la enfermedad. [12]

Algunos datos sobre la enfermedad de Crohn

La enfermedad de Crohn es una enfermedad crónica, sistémica, que se manifiesta por la inflamación del tracto gastrointestinal (o digestivo) provocando de manera persistente diarrea, dolor abdominal y sangrado rectal [10], [13], [14]. Es una enfermedad progresiva, lo que significa que empeora con el tiempo [10], [15]. Como los signos y síntomas de la enfermedad de Crohn son imprevisibles, supone una carga importante para las personas que viven con la enfermedad; no sólo física sino también emocional y económica [13].

Algunos datos sobre el estudio IBD PODCAST

El estudio IBD PODCAST constituye el primer estudio que evalúa la implementación de las recomendaciones STRIDE-II en la práctica clínica diaria en una población de estudio de gran tamaño, incluyéndose a 2.185 pacientes (1.108 con Enfermedad de Crohn y 1.077 con Colitis Ulcerosa) pertenecientes a diez países diferentes (Austria, Bélgica, Canadá, Alemania, Grecia, Italia, Portugal, España, Turquía y Reino Unido).

Entre los países que integran este estudio se encuentra España cuya aportación cuenta con la participación de 14 centros y una muestra de 396 pacientes, lo que supone más del 18% de la población de estudio (196 con enfermedad de Crohn y 200 con colitis ulcerosa). Constituye, por tanto, el segundo país participante que más volumen de pacientes aporta, solo por detrás de Alemania.

Para evaluar el grado de cumplimiento de las recomendaciones de STRIDE II, un comité de expertos en EII realizó varios ajustes en los indicadores para la identificación de aquellos pacientes que no alcanzan un control adecuado de su enfermedad, como la combinación de ciertos indicadores, la inclusión del sobreuso de esteroides (como objetivo a medio y largo plazo) y la inclusión de complicaciones asociadas a la EII o al tratamiento, como son la anemia, manifestaciones extraintestinales clínicamente significativas, enfermedad perianal o acontecimientos adversos que requieran la interrupción o finalización del tratamiento (como objetivos a largo plazo).

Algunos datos sobre AbbVie en Gastroenterología

Con un sólido programa de ensayos clínicos, AbbVie está comprometida con la investigación de vanguardia para impulsar avances interesantes en las enfermedades inflamatorias intestinales (EII), como la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn. Innovando, aprendiendo y adaptándose, AbbVie aspira a eliminar la carga de la EII y a tener un impacto positivo a largo plazo en la vida de las personas con EII.

Para más información sobre AbbVie en gastroenterología, visite https://www.abbvie.com/our-science/therapeutic-focus-areas/immunology/immunology-focus-areas/gastroenterology.html.

La misión de AbbVie es descubrir y desarrollar tratamientos y soluciones innovadoras que resuelvan los problemas graves de salud actuales y aborden los retos médicos del mañana. Presumen de esforzarse por tener un impacto notable en la vida de las personas en varias áreas terapéuticas clave -inmunología, oncología, neurociencia y oftalmología- y en los productos y servicios de su cartera de Allergan Aesthetics.

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?