Aeropuertos sin barreras invisibles

Fecha

27/04/2022

Medio

León Noticias

Facebook
Twitter
LinkedIn

Rebajar bordillos, eliminar mobiliario urbano del centro de las aceras, colocar baldosas de diferente forma y estructura para que las personas con discapacidad visual puedan identificar por dónde pasean… Las barreras arquitectónicas son, en cierta medida, fácilmente identificables. Pero hay otros colectivos de personas con necesidades especiales que se han de enfrentar con otro tipo de obstáculos no siempre tan evidentes. Barreras más sutiles, casi invisibles, que limitan, por ejemplo, a los ciudadanos con Trastorno del Espectro Autista (TEA) o Trastornos Específicos del Lenguaje para desenvolverse en muchos servicios públicos, diseñados y organizados sin tener en cuenta sus necesidades.

¿Cómo afectan este tipo de obstáculos a personas con estas discapacidades cognitivas a la hora de desenvolverse, por ejemplo, en lugares como un aeropuerto? Esta es la pregunta que se hizo Pilar Morón cuando se planteó desarrollar una herramienta que solventase este problema. “Es como si a una persona que va en silla de ruedas se le pide que baje 50 escalones, que se suba después algo, que crucé una pasarela flotante y que acabe tirándose por una cuerda”, pone como ejemplo esta emprendedora, impulsora de la app TEAcompaño, desarrollada para facilitar el tránsito por los aeropuertos a personas con TEA y/o (TEL).

Madre de un niño con este espectro, asegura que la cantidad de estímulos, de requisitos, de gestión de información, planificación y comunicación, además de tener que gestionar imprevistos suponen una dificultad para este tipo de personas.

Aunque está pensada para niños, Morón asegura que cualquier persona podría beneficiarse de esta aplicación, que permite al usuario anticiparse a las cosas que van a ocurrir durante su viaje. Tareas tan cotidianas como identificar dónde está la pantalla con la información del vuelo, pasar por el control de seguridad alejándote de tus pertenencias, donde además pueden llegar a cachearte gente desconocida o esperar colas son difíciles de gestionar para personas con TEA.

La aplicación, por tanto, pretende “disminuir el estrés y la incertidumbre que puede causar la experiencia de vuelo convirtiendo este proceso en algo habitual”, apunta Morón, de manera que la persona con esta discapacidad pueda enfrentarse mejor a estas situaciones y llegar a disfrutar de la experiencia.

Colaboración altruista

Durante todo el proyecto de desarrollo de la aplicación la empresa Ineco ha contado con el apoyo y asesoramiento de la Asociación Alanda, que lleva más de 20 años trabajando con niños con problemas de comunicación, interacción y lenguaje, y con sus familias. “Alanda ha supervisado cada detalle que forma parte de la aplicación para asegurar que el material que hemos incluido es significativo, adecuado y aporta valor para los destinatarios de la aplicación”, detalla Morón.

Para comprobar su efectividad y utilidad, hacia la mitad del desarrollo de la aplicación, con el prototipo, y al final con la aplicación casi terminada, se hicieron pruebas con los potenciales usuarios, niños con TEA y sus familiares, gracias a la colaboración de la citada asociación. “Las pruebas tenían la finalidad de recoger la opinión de los usuarios para validar las funcionalidades desarrolladas y la usabilidad de la aplicación y adecuar la interfaz a las necesidades específicas y hacer las correcciones necesarias”, explica la impulsora de TEAcompaño.

Además, en el desarrollo de esta aplicación también han participado, de forma altruista, otros perfiles como artistas, dibujantes o ingenieros. AENA también participó en el desarrollo, supervisando los textos, las locuciones y otros detalles. Cabe señalar que la aplicación está disponible para su descarga gratuita en la web de Aena, en la sección ‘Viajeros -Personas con necesidades especiales’.

Ampliar la mirada a nuevas necesidades

En este punto, Morón reconoce que AENA está dando importantes pasos en la accesibilidad de sus instalaciones para todo tipo de personas con necesidades especiales, y no solo de movilidad reducida (PMR). El organismo ha actualizado su página web para poder ofrecer servicios para personas con ciertas necesidades, incluyendo por ejemplo a mujeres embarazadas. “Me parece relevante el hecho de que se haya ampliado, que ya no solo sea una sección de PMR, sino que hay una sección de personas con necesidades especiales”, enfatiza.
En su experiencia, hay tres estrategias fundamentales a la hora de eliminar barreras cognitivas. Una es la anticipación, como hace esta aplicación. Otra es facilitar la comunicación, como crear pictogramas con los que las personas puedan entender el entorno por el que se están moviendo. La tercera es adaptar el entorno, donde más trabajo queda por hacer, según Morón.

“Hay mucho ruido, se puede mejorar la información necesaria que se expone, se pueden evitar tiempos de espera inactivos para determinados colectivos y formar al personal para que pueda atender las diferentes necesidades”, añade. Según su visión, es todo un círculo vicioso. “Si evitas situaciones incómodas que pongan en una situación de estrés a personas con discapacidad cognitiva, evitas estrés también a la familia y al resto de pasajeros”, señala.

Un caso de emprendimiento intraempresarial

Pilar Morón explica que todos los años la empresa para la que trabaja, Ineco, pide ideas de innovación a sus empleados.

“Para TEAcompaño, confluyeron por un lado mi experiencia profesional en gestión proyectos aeroportuarios y mi experiencia personal como madre de un niño con TEA, para identificar la necesidad, y por otro. la oportunidad de poder llevarlo a cabo en el marco de la campaña de innovación”, explica.

Por eso, que la empresa aceptara su propuesta le hace sentirse especialmente orgullosa, tanto a nivel personal como profesional. “Ver la posibilidad de llevar esta idea a la realidad, que sea un desarrollo con impacto social, es una satisfacción muy importante”.

 

Acceso a la App

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?