Accesibilidad cognitiva: por qué el diseño a menudo funciona mejor que la señalización

Fecha

27/06/2020

Medio

Plena inclusión

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

A menudo, cuando hablamos de accesibilidad cognitiva en los entornos como calles, medios de transporte o edificios, solemos mencionar sobre todo los sistemas de comunicación y sobre todo la señalización. Sin embargo, olvidamos algo fundamental: un buen diseño del entorno suele funcionar mejor que un cartel.

(Por si te acabas de conectar, primero te recordamos que la accesibilidad cognitiva es la propiedad de los entornos -también productos, servicios o herramientas- que son fáciles de entender y por tanto usar.)

Ahora, vamos a explicar el título de este artículo con un ejemplo sencillo que podéis ver en la foto que lo ilustra.

En la imagen, podemos ver dos elementos diferentes en la entrada de una biblioteca pública. Pero, ¿qué son? Por el diseño, no tenemos por qué saber qué diferencia hay de uso en casa uno. Ambos parecen papeleras. Sin embargo, el de la derecha es un buzón y cuenta con 3 carteles que así lo indican. Sin embargo, las usuarias y los usuarios lo entienden como papelera y continúan depositando basura en él.

Este es un ejemplo sencillo de por qué un buen diseño a menudo supera a cualquier señalización. Dicho de otra manera: a veces la señalización es necesaria cuando el diseño de los elementos no es adecuado.

En conclusión, cualquier tipo de accesibilidad, también la cognitiva, debe ser tenida en cuenta desde el inicio, desde el propio diseño de las cosas. Si no lo hacemos así, no solo actuamos con incoherencia, sino que el resultado será a menudo más caro y más difícil de solucionar.

Olga Berrios

Responsable de Accesibilidad Cognitiva de Plena inclusión España

Lectura fácil

Accesibilidad cognitiva: por qué el diseño a menudo funciona mejor que la señalización

En la foto de este artículo hay 2 cajas metálicas.
Las 2 parecen papeleras.
Pero en realidad una es una papelera
y la otra es un buzón.

Las personas no ven la diferencia
y tiran basura al buzón.

Al buzón le han puesto varios carteles
que explican que no es una papelera.
Pero las personas tiran basura.

¿Por qué ocurre esto?
El problema es que se parecen demasiado.

¿Qué aprendemos de esta foto?
Para hacer las cosas fáciles de entender
no solo necesitamos poner buenos carteles.
También necesitamos diseñar bien las cosas.

Si hacemos un buzón con aspecto de buzón
y que no parezca una papelera,
la gente lo entenderá mejor.

Incluso es posible que no necesiten carteles.

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?