2021 registra 1.004 muertos en carretera, la segunda cifra más baja desde 1960

Fecha

10/01/2022

Medio

Solidaridad Digital

Facebook
Twitter
LinkedIn

Un total de 1.004 personas perdieron la vida el año pasado en las carreteras españolas, lo que supone la segunda cifra más baja desde 1960, momento en que empieza la serie histórica de la  (DGT), y sólo peor que en 2020. Estos dos últimos años estuvieron marcados por diferentes restricciones a la movilidad por la pandemia de la covid-19. El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, dio a conocer este viernes las cifras provisionales de la siniestralidad vial de 2021 en una rueda de prensa en Madrid acompañado del director general de Tráfico, Pere Navarro, y el fiscal de sala coordinador de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas, entre otras autoridades.

Los datos son provisionales y se refieren a siniestros en vías interurbanas contabilizados a un máximo de 24 horas tras los accidentes. “Me gusta más siniestro que accidente porque accidente parece que nadie tiene responsabilidad en el término y siniestro es violencia vial y hay una responsabilidad, es el término adecuado”, precisó.

Marlaska señaló que el año pasado hubo 921 accidentes mortales en las carreteras, en los que fallecieron 1.004 personas y otras 3.728 resultaron heridas graves. En 2020 hubo 874 víctimas mortales, que continúa siendo el mínimo histórico.

No obstante, Marlaska comparó reiteradamente los datos de 2021 con los de 2019, dado que 2020 resultó ser un año anómalo por el estallido de la pandemia de la covid-19 y sus consiguientes reducciones en la movilidad de los ciudadanos. Así, el año pasado hubo 97 fallecidos menos (-9%) y 705 heridos graves menos (-16%) que en 2019.

En relación a la última década, la mortalidad en carretera descendió un 32% desde 2011 (1.488 fallecidos, con una media de 4,1 por día) hasta 2021 (1.004, 2,8 cada día).

“El balance de siniestralidad vial de 2021 nos indica que hemos mantenido la tendencia positiva de reducción de la siniestralidad que experimentamos en la última década, pero hay que añadir que la valoración no puede ser positiva porque 1.004 fallecidos en carretera el pasado año siguen siendo muchos fallecidos”, sentenció.

El parque de vehículos en 2021 fue de 33,2 millones (un 2% más que en 2019), en tanto que el censo de conductores se mantuvo estable en unos 27,3 millones.

DESPLAZAMIENTOS

Por otro lado, Marlaska señaló que el año pasado hubo 393,7 millones de movimientos de largo recorrido por las carreteras, un 23% más que en 2020, pero un 8% menos que en 2019 (427,1 millones).

Este descenso en la movilidad en relación a 2019 se produjo en vehículos ligeros (-10%) y principalmente en fines de semana, con un (-15%). En cambio, el tráfico de vehículos pesados fue superior (3%) al de hace dos años.

El año 2021 comenzó con el tercer estado de alarma para frenar la pandemia, que se prolongó hasta el 8 de mayo. Ello provocó “fuertes descensos de movilidad”, según Marlaska, que subrayó que después se produjo una “importante recuperación” en los desplazamientos por carretera. De hecho, el verano tuvo un volumen de tráfico similar al de 2019 y desde septiembre aumentaron los viajes hasta el punto de que en el último trimestre de 2021 fueron superiores a los de 2019.

Comparativamente, entre enero y abril de 2021 hubo un 29% menos de viajes por carretera en relación a 2019 (-22% menos muertos entre ambos años), los desplazamientos fueron similares en julio y agosto (-12% fallecidos) y aumentaron un 5% entre septiembre y diciembre (-10% víctimas mortales).

En 2019 hubo 30 días sin fallecidos en carretera, cuando el año pasado esa cifra aumentó a 42 jornadas.

OTROS DATOS

Respecto al tipo de vía, un total de 723 personas perdieron la vida en carreteras convencionales el año pasado (-8% respecto a 2019) y 281 en autopistas o autovías (-9%), con lo que se estabiliza la relación de tres de cada cuatro fallecidos en vías de un carril por sentido y sin separación física entre ambos, y una víctima mortal de cada cuatro en vías de alta capacidad.

Por tipo de siniestro mortal, un 39% se debieron a salidas de la vía (un 7% menos) y un 32% a colisiones frontales (un 22% menos).

Un 38% de las personas fallecidas eran usuarios vulnerables (es decir, peatones, ciclistas, motoristas o que viajaban en vehículos de movilidad personal). Concretamente, fueron 383 (61 menos que en 2019), de los cuales 110 eran peatones (8 menos), 31 ciclistas (9 menos), 241 motoristas (45 menos) y un usuario de vehículo de movilidad personal. Marlaska recordó que estos últimos tienen prohibido circular por carretera.

Por edad, el mayor descenso se produjo en el grupo de más de 65 años (-25%), mientras que, a diferencia de otros años recientes, aumentó un 23% el de 15 a 24 años, con 128 víctimas mortales.

La mayor recuperación de la movilidad en los días laborables se refleja en los datos de siniestralidad, que pese al descenso de fallecidos, es mayor en fin de semana (-17%) que entre semana (-1%).

Un total de 140 personas fallecidas que viajaban en coche o furgoneta (26% del total) no llevaban el cinturón de seguridad en el momento del accidente. Tampoco hacían uso del casco 8 ciclistas y 10 motoristas.

Por comunidades autónomas, la mortalidad bajó en todas las comunidades autónomas, excepto en Castilla-La Mancha (17 más), Baleares (10), Andalucía (12); Cantabria (4) y Navarra (3). Cataluña (-40) y Comunidad de Madrid (-25) son las que registraron las mayores reducciones.

OBJETIVOS PARA 2022

Marlaska subrayó que Interior se marca como “objetivo prioritario” para 2022 la aprobación de la Estrategia Española de Seguridad Vial 2021-2030, que tiene como meta principal reducir a la mitad el número de fallecidos y heridos graves a lo largo de esta década. Ese documento podría estar listo en próximo 14 de febrero en el marco del Consejo Superior de Tráfico, Seguridad Vial y Movilidad Sostenible.

Además, el próximo 21 de marzo entrará en vigor la última reforma de la ley de tráfico, para lo cual Interior hará “un esfuerzo de divulgación” de sus novedades durante las próximas semanas.

La mejora de la educación y la formación con la puesta en marcha del título de técnico superior en formación para la movilidad segura y sostenible; la incorporación del módulo ‘Aprender a ir en bicicleta’ en la asignatura de educación física para Educación Primaria y Secundaria; el impulso de la movilidad segura, sostenible y conectada junto con el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, y trabajar para “hacer cumplir la ley” de tráfico son otros objetivos, según Marlaska.

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?