102 discapacitados mentales se encuentran en las cárceles andaluzas sin recibir un tratamiento adecuado: El Defensor del Pueblo Andaluz reclama a Instituciones Penitenciarias la creación de módulos específicos para atender a estas personas

Fecha

11/07/2000

Medio

EUROPA PRESS - Andalucía / EFE

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Unos 102 discapacitadosEn el SID sugerimos utilizar la palabra o expresión Personas con discapacidad en su lugar. mentales se encuentran internados en cárceles andaluzas sin recibir un tratamiento adecuado, según se desprende de un informe realizado por el Defensor del Pueblo Andaluz, que ha reclamado a Instituciones Penitenciarias la creación de módulos específicos para poder atender a estas personas, que suelen mantener relaciones conflictivas con el resto de internos.

El Defensor del Pueblo Andaluz, José Chamizo, entregó hoy al presidente del Parlamento autonómico, Javier Torres Vela, dicho informe, en el que se recoge que de momento, oficialmente, se han podido contabilizar la existencia de 102 personas en prisiones de la comunidad que presentan una dificiencia mental importante y que se encuentran recluidos sin recibir el tratamiento que necesitan.

Los afectados se hallan distribuidos entre las cárceles de El Puerto II (20), Almería (9), Algeciras (4), Jerez de la Frontera (7), Puerto I (2), Córdoba (18), Granada (4), Huelva (5), Jaén (4), Málaga (10), Alcalá de Guadaira (Sevilla) (5), Hospital Psiquiátrico Penitenciario de Sevilla (6) y en la prisión sevillana (8), lo que supone aproximadamente el 1 por ciento de la población reclusa total, que es de 9.745 personas.

El perfil mayoritario de los afectados porEn el SID sugerimos utilizar la palabra o expresión Tienen ... en su lugar. alguna discapacidad mental muestra un cuadro de retraso mentalEn el SID sugerimos utilizar la palabra o expresión Discapacidad intelectual en su lugar. ligero o leve, son varones, con una edad menor de los 35 años y su presencia en prisión es en calidad de cumplidores de condena. Chamizo mostró su preocupación por que las sentencias judiciales que les condenaban, apenas en un 20 por ciento de los casos, hacían referencia a su discapacidad mental y sólo en cinco procedimientos operó esta discapacidad como eximente completa.

Los delitos por los que se ven implicados suelen ser ilícitos contra la propiedad, pequeños robos y hurtos, o delitos menores contra la salud pública, mientras que en 56 de los 102 se ha apreciado una reincidencia o multi-reciencidencia, lo que les acarrea condenas muy elevadas. Asimismo, un 73 por ciento de ellos son politoxicómanos, esto es, que han consumido varios tipos de droga, normalmente, hachís, cocaina o heroína, según explicó Chamizo, quien añadió que 45 de 60 toxicómanos han tenido un tiempo de consumo superior a 4 años.

Su presencia en prisión se produce normalmente en módulos ordinarios, donde el juego de relaciones con los demás internos provoca varios conflictos, ya que suelen ser objeto de burla y de habitual manipulación por el resto. "Esto ocasiona tensiones, aislamiento y situaciones manifiestas de debilidad y de amenazas que les hacen incurrir en frecuentes incidentes disciplinarios", según el informe.

Para el Defensor del Pueblo, es necesario que se cree un grupo de expertos que puede detectar y diagnosticar la situación de retraso mentalEn el SID sugerimos utilizar la palabra o expresión Discapacidad intelectual en su lugar. que tienen estas personas para que puedan recibir tratamiento preciso en los centros penitenciarios. En su opinión, estas personas no deberían estar en el típico concepto de cárcel, sino en módulos específicos, similares a los de toxicómanos, que aún no se han creado en ningún centro penitenciario andaluz, mientras que ya existen experiencias de este tipo en prisiones catalanas.

El análisis del perfil de los 102 afectados también refleja que todos tienen familia, pero sólo 11 afirmaron que no mantenían relación alguna con ella. Habitalmente, mantienen relaciones con las madres, hermanos y padres, por este orden, a través de visitas al centro y contactos telefónicos con una frecuencia infesior al mes. Asimismo, el 64,4 por ciento carece totalmente de ingresos económicos, mientras que tan sólo 16 perciben pensión no contributiva o asistencial debido a su minusvalía.

En este sentido, el informe del Defensor del Pueblo recoge como conclusiones la necesidad de ofrecer una respuesta adecuada a este colectivo internado, mediante tratamientos precisos en el seno de la estrauctura penitenciaria donde las distintas administraciones públicas con competencia en la materia deberán mejorar sustancialmente mecanismos de colaboración y cooperación.

De igual manera, se aboga por implicar a asociaciones y entidades comprometidas con estos colectivos para poner en marcha programas cuyos antecedentes se han mostrado muy eficaces a la hora de atender a los discapacitadosEn el SID sugerimos utilizar la palabra o expresión Personas con discapacidad en su lugar. mentales en prisión.

Quizás te interese:

¿Quieres recibir noticias en tu email?